AREA SOCIAL - EDUCA A UN NIÑO

“Antes y ahora, las personas huyen de la miseria extrema, por la imposibilidad de alimentar la familia, de acceder a tratamientos médicos y a la educación. De la degradación sin perspectivas de ningún progreso, o de los cambios climáticos o de las condiciones climáticas extremas”
“La Biblia nos narra la historia de una humanidad en camino, ya que estar en movimiento es connatural al hombre”
“Es un derecho universal, buscar protección y una vida mejor.”

- Jorge Mario Bergoglio, enero del 2015 -


¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA EDUCACIÓN EN LOS CAMPOS DE REFUGIADOS?

Por el tiempo que un niño puede llegar a pasar en un campo de refugiados. Los países de acogida se enfrentan a un gran problema para adaptarse a las necesidades de estos niños, que representan más de la mitad de la población refugiada. Su inserción en el sistema escolar es muy complicado. Apenas hay supervisión para garantizar la calidad de las escuelas, y en su ausencia, es posible que puedan recibir influencias negativas.

Actualmente hay aproximadamente 400.000 niños refugiados que no se encuentran escolarizados.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA EDUCACIÓN?

La educación proporciona las bases para construir un futuro próspero y mantener protegidos a los niños. Aquellos que tienen un año educativo adicional, incrementan en el futuro sus ingresos hasta un 10%.

Globalmente, unas 171 millones de personas podrían salir de la pobreza si todos los niños de países de renta baja que dejaran la escuela tuvieran por lo menos un nivel básico de lectura, esto supondría una reducción de la pobreza en un 12%.

La educación también ayuda a conservar la mayor riqueza de todas, la de mantener con vida a los niños. Un niño nacido de una madre que puede leer tiene un 50% más de posibilidades de alcanzar la crucial edad de 5 años.

PROGRAMA: “EDUCA A UN NIÑO” de ACNUR

El programa “Educa a un Niño” que comenzó en el año 2012-2013 con la incorporación de 176.880 niños a la educación primaria en 12 países, logró matricular durante el año 2013-2014 a un total de 266.083 niños y niñas en la escuela primaria. Se espera que en la actual fase se realicen nuevas matriculaciones en torno a 153.538.

Con este impulso y experiencia adquirida, ACNUR continúa un año más trabajando para subsanar las deficiencias en los servicios educativos de estos países incrementando su capacidad, equipamiento, calidad, formación del profesorado y eliminando las barreras que impiden a los niños refugiados asistir a clase.

En un periodo de seis años (2012-2018), ACNUR tiene como objetivo estratégico escolarizar a 1 millón de niños refugiados que en la actualidad no pueden acceder a ningún tipo de educación (lo cual equivale aproximadamente el 40% del total de niños refugiados).

El objetivo general es asegurar que se proporciona una educación de suficiente calidad a los niños refugiados; una educación cualitativa como para que puedan adquirir conocimientos y habilidades relevantes que les permitan vivir vidas productivas y ser autosuficientes.

Este es un inmenso desafío para ACNUR, pero ya han tenido un gran comienzo al conseguir que 176.800 niños fueran escolarizados en 12 países durante la Fase 1 de la iniciativa y en la Fase 2 lograr matricular a un total de 266.083 en la escuela primaria.

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), a través de un acuerdo estratégico de dos años con el Comité Español ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, se involucra en el desarrollo del programa EDUCA UN NIÑO, con el fin de compartir el reto de escolarizar a los niños refugiados.

El objetivo es conseguir llevar al colegio por primera vez a 3.000 niños.

“Vamos a ayudar a escolarizar en primaria a TRES MIL niños en 12 países. No los llevas a la escuela, los llevas al futuro”

DATOS RELEVANTES SOBRE LOS REFUGIADOS:

En el mundo, ya hay más de 60 millones de personas refugiadas y desplazadas, una cifra récord tras la Segunda Guerra Mundial. Estas personas han tenido que abandonar sus casas por motivos de violencia o persecución, para salvar sus vidas.

ACNUR trabaja en todo el mundo para proteger, asistir a las personas refugiadas, desplazadas internas y apátridas. También para encontrarles soluciones duraderas.

La educación es un arma muy poderosa para este fin ya que facilita la integración de los refugiados en los países a los que han huido o que puedan rehacer sus vidas al volver a su país y empezar de cero.

ACNUR cuenta con unos 9.700 trabajadores en 126 países, muchos de ellos desplegados en emergencias humanitarias y en regiones próximas a zonas de conflicto.

En junio de 2015, ACNUR informó de que el desplazamiento forzado en todo el mundo ascendía a 59,5 millones de personas, alcanzando la cifra más elevada jamás registrada desde la II Guerra Mundial.

Los niveles de desplazamiento han continuado aumentando desde entonces, de forma más patente con la situación de más de un millón de refugiados e inmigrantes que cruzaron el Mediterráneo hacia Europa durante el año 2015.

Hasta el momento, los líderes de la Unión Europea se han comprometido a acoger a 160.000 refugiados, de los cuales solo se han reubicado a 160 hasta el momento. Más concretamente, España se ha comprometido a aceptar a 16.231 refugiados y hasta la fecha han llegado 18.