Reminiscencia Talleres celebrados

TALLERES REMINISCENCIA

Programa de reminiscencia basado en el fútbol para personas mayores con deterioro cognitivo

Una jugada, un gol, una final, una victoria, un estadio…

El fútbol genera emociones muy intensas y por tanto recuerdos casi imborrables. Esa es la base de "Reminiscencia, Talleres de Fútbol", un proyecto científico cuyo objetivo es estimular y recuperar a través del fútbol aquellos recuerdos asociados a la infancia, juventud y madurez para ayudar a frenar el deterioro cognitivo en personas mayores.

El proyecto tiene su origen en Escocia, donde llevan años poniéndolo en práctica y desde FEAFV lo han importado a España. Para los psicólogos expertos en este tipo de enfermedades el fútbol es uno de los elementos que puede lograr que los pacientes exterioricen aquellos recuerdos históricos que aún no han desaparecido.

Durante tres meses, en sesiones semanales de dos horas, se desarrollarán actividades como conversaciones en grupo, charlas de ex futbolistas o visionado de vídeos y fotografías que ayudan a un máximo de ocho pacientes con deterioro cognitivo, demencias leves o moderadas.

Además, "Reminiscencia, Talleres de Fútbol", incluirá la visita a los participantes de una leyenda de nuestro fútbol y dos excursiones a lugares significativos, como el estadio de fútbol de la ciudad donde se desarrolla el taller.

A final del 2017, en estos talleres habrán pasado más de 200 participantes, con lo que los datos sobre el impacto emocional y afectivo, podrá evaluarse científicamente.

En un mar de dudas
'Un mar de dudas' de Alicia Moneva http://www.aliciamoneva.com

La obra que podemos ver en el spot de la campaña “Reminiscencia, Talleres de futbol” pertenece a la artista madrileña Alicia Moneva y se titula “En un mar de dudas”. Tanto en esta obra como en otras de su colección, la autora ha querido explorar la enfermedad del Alzheimer, cuestionándose el papel que juega la memoria en la identidad personal.

Las obras hablan de individuos encerrados en espacios vitales que se tornan imposibles, de tenues luces imaginadas como recuerdos que se extinguen lentamente y del dolor de no reconocerse. Utilizó bañeras como símil de lo que se gesta en nuestro interior, de las primeras sensaciones que se guardan casi puras, al no haber sido todavía tamizado por el lenguaje, brindando un pequeño homenaje a todos los enfermos crónicos, héroes anónimos de nuestro tiempo.